¿Cómo cuidar su corazón para que no tenga un ataque cardíaco?

0
Rate this post

No suba de peso, fume, descanse activamente, controle su presión arterial y colesterol, dice el cardiólogo.

Es bien sabido que no importa de qué enfermedades no estamos hablando, es mejor prevenirlas que curarlas. Estas palabras conocidas desde la antigüedad (latín morbum evitare quam curare facilius est), atribuido a Hipócrates, significan que la profilaxis (en este caso, la enfermedad cardiovascular) es una solución más fácil, más efectiva y más barata que eliminar los efectos de enfermedades que no pueden prevenirse. Trabajamos toda nuestra vida en lo bueno o malo que es o será nuestro corazón, por eso debemos comenzar la prevención y la atención desde una edad temprana.
Las enfermedades cardiovasculares han estado a la vanguardia de las muertes en nuestro país durante años. Esto es principalmente el resultado de un estilo de vida incorrecto; desafortunadamente, en la gran mayoría de los casos, los problemas cardíacos son nuestro propio mérito, para el cual generalmente trabajamos durante varios años, o tal vez incluso toda nuestra vida.

Factores de riesgo

Solo observe los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, que se pueden dividir en no modificables (es decir, en los que no tenemos influencia):

– edad: hombres> 55 años; mujeres> 65 años
– género: masculino
– entrevista familiar
– antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular: ataque cardíaco, muerte súbita o accidente cerebrovascular

Algunas palabras más sobre la actividad física

El esfuerzo físico sistemático es una de las formas más importantes y fáciles de afectar positivamente nuestro cuerpo. La actividad física condiciona el desarrollo psicofísico adecuado, mejora la calidad de vida y reduce el riesgo de factores de riesgo cardiovascular modificables. La promoción del esfuerzo físico (adaptada a la edad, el estado físico actual y la salud) debe comenzar en la primera infancia y continuar hasta la vejez. La actividad física excesivamente intensa, es decir, irracional, no adaptada a las capacidades del cuerpo, incluso en una persona con un sentimiento de plena salud puede ser peligrosa, por lo tanto, realizar una actividad física intensa debe ir precedida de una consulta médica. La actividad física recomendada para personas sanas es un esfuerzo de intensidad moderada realizado sistemáticamente (al menos 3 veces a la semana, preferiblemente todos los días), que dura no menos de 30 minutos. Recomendado: caminar o caminar rápido, ciclismo, gimnasia general o natación. Sin embargo, debe recordarse que un esfuerzo de menor intensidad o menor duración siempre es mejor que la falta de cualquier actividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here